Por: Equipo Jurídico Pueblos

El 11 de febrero de 2021, ante un juzgado penal de garantías de Ocaña, Norte de Santander, se realizó audiencia de imputación en contra del Policía destituido, OVEIMAR ANDRÉS ZUÑIGA MELÉNDEZ, por violencia sexual contra una adolescente en el año 2012. Según el relato de la víctima, el ex agente haciendo uso de su posición como autoridad en un pueblo del Catatumbo, la engañó para apartarla, coaccionarla física y psicológicamente, con armas de dotación oficial, y abusar de ella; 8 años después se logró que la Fiscalía General de la Nación lo imputara por estos hechos, sin embargo, no hubo aceptación de cargos. Es importante mencionar que el agresor presenta múltiples antecedentes disciplinarios, y que en una de estas investigaciones fue sancionado con destitución e inhabilidad para el ejercicio de cargos públicos por 10 años, por hechos ocurridos en el año 2013 en Garzón-Huila.

La violencia sexual y tortura denunciada anteriormente forma parte de una práctica sistemática que realizan miembros de la policía nacional de Norte de Santander contra jóvenes de varios municipios de la región catatumbera. Este hecho al igual que muchos otros, deben ser investigados con resultados concretos que permitan sancionar a los máximos responsables.