Por: Equipo Jurídico Pueblos

El 23 de febrero del 2021, durante el sexto día del Asentamiento Humanitario Monte-Tarra e Islitas, Hacarí (Norte de Santander) las comunidades campesinas en compañía de Defensores de Derechos Humanos instalaron una bandera blanca como acto simbólico en uno de los terrenos comunitarios ocupados por efectivos del Ejército Nacional pertenecientes al FUDRA 3 del Batallón No 7.

En el transcurso de este acto de protesta pacífica, los militares del Ejército grabaron a voceros de las comunidades y defensores de Derechos Humanos. Denunciamos que esta situación genera riesgo a los lideres y voceros de las comunidades. El Estado colombiano debe responder las peticiones de las comunidades campesinas movilizadas; la base militar es una clara violación al derecho humanitario, se requiere su desmonte.