Por : Gearóid Ó Loingsigh ( goloing@gmail.com )

Con los tiempos que corren salen a flotar nuevas bobadas atribuidas injustamente a ciertos personajes de izquierda, algunos de renombre internacional como Noam Chomsky y otros, repiten y ponen a circular esas las mismas estupideces.  Inicialmente, un artículo que circulaba solo en español atribuía a Chomsky, que el Covid 19 es una conspiración de los EE.UU. para derrocar a los chinos.  En el artículo él supuestamente lo dice sin presentar la más mínima prueba y  declara de la misma forma que los evangélicos anuncian el fin del mundo quienes relacionan el matrimonio gay o el aborto como razones por que su dios nos castiga.  Es un artículo de fe.  El primer borrador de este artículo abordó las declaraciones atribuidas a Chomsky como reales, pues no sería la primera vez que alguien de la izquierda saliera con teorías conspiratorias respecto a hechos reales y varias de esas teorías siguen rondando y son aceptadas todavía entre amplios sectores de la izquierda.

Antes de mirar el tema del Covid 19, vale la pena repasar algunos de estos episodios del pasado cuando personajes de la izquierda salen con comentarios estúpidos de esa naturaleza.  El marxismo es un corriente de pensamiento racional, de análisis racional, no por nada Marx hablaba del socialismo científico, pues el marxismo aborda los temas desde una forma, racional, analítica, dialéctica.  Aunque valga la pena mencionar en este caso, que Chomsky no es marxista sino un liberal con amplia aceptación entre círculos anarquistas.

 

El terremoto de Haití.

En 2010, hubo un terremoto grande en Haití de 7.0 en la escala.  El terremoto fue grande, y mató entre 100.000 y 160.000 personas.  Era un desastre, sin precedentes, para el país en términos del número de muertos, destrucción de infraestructura cuyos impactos todavía se sienten entre la población civil.  Sin embargo, no fue el primer terremoto en el país, ni en el caribe. Fue el octavo terremoto desde la independencia del país.  En ese mismo año, hubo varios terremotos grandes alrededor del mundo, incluyendo uno de 8.8 en China. En total hubo 21 terremotos mayores al 7.0 en el mundo de un total de 2.136 mayores a 5.0 a nivel global.

Nada más recorrer la noticia del terremoto, recorrió la teoría conspiratoria, que EE.UU. hizo una prueba de una nueva arma.  Antes de circular su bobada, nunca pensaron, si fuera cierto, porque no hicieron la prueba contra un país como Cuba, porque harían una prueba en el caribe donde podría afectar a los mismos EE.UU. y no en otro lado como contra Corea del Norte.  Pero nunca preguntaron cuanta energía hay que desatar para mover una placa tectónica.  Y a la energía que se requiere para mover una placa tectónica no es como la energía de los hippies que fluye por el cuerpo, por los chacras, por el éter o por quien sabe donde, sino sería real y medible.  Nadie lo medió, por que nunca ocurrió.  Sin embargo, esa estupidez sigue circulando y desde entonces, los EE.UU. nunca han vuelto a usar su “arma mágico” contra enemigos poderosos.  La explicación de una arma norteamericano es tan real, tan creíble como la explicación de los evangélicos que el dios cristiano castiga a Haití por su pacto con el diablo, una de cuyas manifestaciones el el vudú.  Creo que la comparación lo dice todo.

Otra estupidez que dio la vuelta en su momento era que los EE.UU. había inventado otro arma para provocar cáncer.  Esto tiene un poquito más de base científica, en el sentido que sabemos que existen carcinógenos, es decir sustancias que pueden provocar o facilitar el desarrollo de un cáncer luego de la exposición, generalmente prolongada, aunque en casos de dosis masivas de radiación la exposición puede durar mucho menos.  Pero la teoría era que tenían un arma puntual, que provocaba un cáncer en dirigentes como Chávez, sin afectar a otras personas de su equipo.  Supuestamente otros dirigentes de otros países padecían el cáncer, pero luego que resultó no era cierto, alguno que otro padecía otra clase de enfermedad.  Surge la pregunta si tienen ese arma, ¿por qué no lo usan ahora contra Putín?  Pues por que no existe.  ¿Por qué no lo usan contra Maduro, el actual presidente de Venezuela que quiere derrocar?  Y claro ¿cuál es la base científica de la afirmación?  Ninguna.

Brevemente salió otra estupidez, esta vez de la boca de Evo Morales, el entonces presidente de Bolivia y todos los izquierdosos de pensamiento mágico fueron corriendo como locos.  Pues Evo hablando de los problemas con el agro, y el uso de químicos y otras sustancias en el agroindustria, dijo que la razón porque hay tanto homosexual en el mundo es por el uso de hormonas en la industria de pollos.  Era tan cierto como las otras estupideces pero nuestros amigos de pensamiento mágico no se atreverían a repetirlo.

 

Covid 19

Estas teorías conspiratorias tienen algo en común con la idea que el Covid 19 es una conspiración capitalista contra China: se lanzaron sin la más mínima prueba ni referencia a la ciencia.  Ya circula un artículo refutando la idea que es una cepa manejada en un laboratorio.  Los chinos fueron capaces de analizar el genoma del virus en poco tiempo, si fuera una cepa manejada por los EE.UU. también lo podrían demostrar, pero no lo han hecho.  Sí lo que han dicho es que el paciente cero, puede ser un soldado de los EE.UU. que llegó al país, aunque tampoco lo han demostrado.  El debate científico puede seguir.  La idea que los EE.UU. recurriera a un arma biológico no es descabellada, pero deben explicar por que ahora, por que un virus que son complicados de controlar, y cual es la ciencia detrás de esas afirmaciones.

Afirmar que yo creo, es lo mismo que los evangélicos, decir ¿no crees que los gringos quieren…?  es lo mismo que decir, ¿no crees que Dios nos está enviando una señal de…?  El marxismo es científico y no tiene cabido el pensamiento mágico de liberales, hippies u otros.  El reto frente al Covid 19 es conocer como llegó a expandirse.  Otros más calificados ya han explicado que tiene que ver con la destrucción de los habititos naturales, obligando a animales a vivir en espacios cada vez más reducidos donde virus y otras enfermedades de distintas especies entran en contacto de una forma más continua y facilita que un virus salta de una especie a otra.  Por que sí es todo una conspiración, como los terremotos, no podemos enfrentar a nuestro enemigo real; el capitalismo.  Si todo es un problema de malvados, pues mejor que sigan rezando ante un dios pues, sus perspectivas son tan útiles como un evangélico citando a su biblia.

Dice mucho de la izquierda y las bobadas que circulan que es fácil atribuir a Chomsky semejantes comentarios, pues abundan artículos que tienen la misma relación con la realidad que las novelas de Harry Potter, donde se habla de conspiraciones de los Bilderberg, y solo falta hablar de los iluminati.  A veces se hacen artículos más rigurosos, con un aire más académico pero a fin de cuentas lo mismo: todo es una conspiración y no un problema con el sistema capitalista como tal.  Un poquito más de seriedad compañeros, o vayan a recoger plantas alucinógenas en el bosque a ver si notamos la diferencia con sus comentarios y artículos.

 

(30/03/2020)