Por: Equipo Jurídico Pueblos

Hoy 9 de febrero del 2021, cerca de 300 campesinos pertenecientes a las veredas Villa del Carmen del municipio de Tibú; Santa Ana, la Llanita y Ecuador del municipio de Sardinata, se reúnen para manifestar el rechazo al proceso de erradicación forzada en la región. Este se viene adelantando desde el 5 de febrero de la presente anualidad, en la región del Catatumbo (Norte de Santander) por parte de efectivos del Ejército Nacional de Colombia, al mando del Teniente Márquez y el Sargento Pérez, quienes arribaron en el territorio en la vereda Villa Nueva del corregimiento de Campo dos del municipio de Tibú, con el único fin de adelantar el proceso de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito.

Alertamos a las Personerías y Defensoría del Pueblo, sobre las posibles vulneraciones a los derechos humanos y a la integridad física del cual puedan ser víctimas los integrantes de las comunidades Campesinas y quiénes históricamente han rechazado esta acción violenta e ineficiente ejercida por el Estado Colombiano, so pretexto de cumplir sus obligaciones internacionales en la mal llamada “Lucha contra las drogas”. Esto, no puede ser un pretexto para poner entredicho la integridad y la subsistencia de comunidades campesinas históricamente violentadas. La militarización, el uso de la fuerza y la guerra química (glifosato) no son soluciones ante el nivel de pobreza y abandono del campesinado Catatumbero. El Estado colombiano en cabeza del gobierno de Iván Duque Márquez debe suspender de inmediato la erradicación forzada y concertar con las comunidades campesinas soluciones estructurales que permita superar los problemas sociales de la región.